Probablemente hayas oído hablar de las tomas de tierra. Y es que, son muy importantes para garantizar la seguridad de las personas, ya que impiden el paso de corriente de la electricidad. Además, enlazan el enchufe de cada aparato eléctrico con la tierra. De esta forma, si se da una corriente de fuga como puede ser un rayo, la energía fluye hacia el suelo evitando entrar en contacto con las personas. 

En resumen, además de protegernos de descargas eléctricas, son clave para cuidar los circuitos y las instalaciones. Y, también optimizan la calidad de la señal eléctrica y reducen el ruido electromagnético gracias a su conexión a la tierra. 

Las tomas de tierra poseen mayor conductividad que el cuerpo humano. Así que, en caso de una descarga eléctrica, producida por un cable desnudo y en mal estado, a la energía le resultará más fácil desplazarse desde el enchufe a la tierra a través de cables. Por lo que, si no existiera una instalación de toma de tierra, se podría ocasionar un accidente con daños físicos. 

¿Cómo identificar las tomas de tierra? 

Contienen dos cables vistosos, en color verde y amarillo. Es un código de colores establecido por la norma de cableado para facilitar la identificación de cada tipología de cable. 

Estos cables de toma de tierra están conectados a unas patillas metálicas y diminutas, situadas a los lados de los enchufes de las instalaciones eléctricas modernas. Suelen finalizar en una varilla, de cobre o de acero, que está enterrada en la base del edificio. 

Las tomas de tierra están presentes en casi todas las instalaciones importantes de un edificio. Algunos ejemplos son: las instalaciones de fontanería, calderas, gas, calefacción, enchufes eléctricos, antenas de TV y de FM y hasta pararrayos. 

¿De qué se componen las tomas de tierra? 

La instalación de una toma de tierra se compone los siguientes elementos: 

  • Pica. Es la barra metálica clavada en el terreno. 
  • Electrodo. Unas mallas o anillos de metal que no poseen aislante. 
  • Línea de enlace. El conductor que se conecta a cada electrodo. 
  • Bornes de puesta a tierra. Estos, unen la línea de enlace con los conductores de protección. 
  • Conductores de protección. Ensamblan a la línea de enlace los puntos de la instalación. 
  • Tierra. Es básico contar con una tipología de terreno capaz de desviar la energía dañina generada. 

¿Cómo se puede aumentar la protección? 

Para aumentar la protección es común la instalación de un interruptor diferencial. Es un dispositivo que forma parte del cuadro eléctrico de la vivienda. Cuando detecta algún tipo de desviación de energía en la instalación, abre las conexiones. 

Si se activa antes descargas o fugas de corriente, se recomienda desconectar todos los aparatos eléctricos. Y, posteriormente, habría que volver a enchufarlos, uno por uno, para detectar si el origen del problema es de alguno de estos. 

Confía en electricistas profesionales 

Dale la importancia que se merece a los circuitos eléctricos. Si no tienes conocimientos, es recomendable, ante cualquier problema o duda, acudir a un profesional. Desde Barraqueta Montajes Eléctricos, contamos con gran experiencia en este sector. Si necesitas ayuda, ¡podemos asesorarte sin compromiso! ¡Consúltanos!